San Vicente de Pombeiro

 La belleza de esta iglesia románica situada en el ayuntamiento de panton, en la parroquia que lleva si mismo nombre, se ve aumentada por el paraje en que se encuentra enclavada; en una pendiente, rodeada de viñedos, en busca del río Sil.
Al verla se comprende a la perfección el término “Ribeira Sacra”.
Hay documentos que avalan la existencia del monasterio benedictino de San Vicente de Pombeiro desde el s.X hasta el s.XV.

Era un monasterio dúplice que fue fundado por la reina doña Goto, esposa de Sancho I.
En el s.XVIII se derribó el monasterio y, en su lugar, se construyó un Priorato, que hoy es la Casa Rectoral, con una fachada al estilo de los pazos de la época.
De la fábrica medieval, hoy sólo queda su iglesia, del s.XII, con la característica cabecera benedictina de ábsides escalonados, siguiendo el modelo borgoñón de la que fue su casa madre, el monasterio de Cluny.
Se trata, por tanto, de una iglesia de planta basilical de tres naves y tres ábsides.

PORTADAS

La puerta principal apoya en cuatro columnas, cuyos capiteles con decoración esquemática representan los frutos del pan y el vino, haciendo referencia inequívoca a la Eucaristía.
Tiene arquivoltas con decoraciones vegetales y geométricas: flores como símbolo de gloria, sarmientos entrecruzados como nueva alusión eucarística, una especie de puntas de diamante trazadas de forma irregular y cuadrifolias como remate.
Esta decoración, aparte de la simbología citada, nos remite a la tierra, a los frutos que da; y, por tanto, al mundo donde vive el hombre.
Sin embargo, por encima de las arquivoltas, se nos presenta el mundo sobrenatural.
Aparecen cuatro discos solares estriados que, en origen, fueron seis, pero una reforma de la fachada suprimió dos de ellos.
El sol simboliza a Dios por ser la fuente de la vida. En Galicia es muy común la representación del astro solar, que para los celtas ya era objeto de culto. Pero la religión cristiana sacraliza este culto pagano al darle la forma divina apoyándose en las palabras de los Evangelios: “Yo soy la luz del mundo”.
Sobre los discos solares hay seis cuadrifolias que parten de una esfera, símbolo nuevamente de la divinidad.
Estos relieves están enmarcados en un tornalluvias, elemento arquitectónico característico del románico gallego que, como su nombre indica, protege a la portada del agua de lluvia.
Este tornalluvias está formado por seis arquillos que apoyan en unas ménsulas en forma de cabezas humanas. 

La puerta meridional presenta unas arquivoltas muy abocinadas, y apoya sobre dos cabezas, una de un hombre y la otra de un animal, que puede ser un zorro o un lobo, símbolos del bien y el mal respectivamente.
Las arquivoltas vuelven a repetir el tema de la vid y los arquillos ciegos.

En el muro norte hay otra puerta tapiada, pero se pueden apreciar sus capiteles.
Llama la atención la aparición en ellos de una palmera de doce ramas. Estas doce palmas representan a los apóstoles que predican la palabra de Dios, pero también la palmera es símbolo de la inmortalidad desde la entrada de Jesús en Jerusalén cuando fue recibido con ramas de palmeras, y por eso cuando se representa a santos mártires se les coloca en una mano la palma.

 

INTERIOR

En el interior, aparte de los capiteles románicos, destaca el retablo de la capilla mayor del s.XVII, y otro renacentista, más pequeño, del s.XVI.

En cuanto a los capiteles, repiten la temática de los del exterior, pero con la particularidad de que conservan la policromía, lo que los hace más llamativos.
Hoy resulta chocante ver esos colores tan vivos en estas iglesias tan austeras, pero en la Edad Media todo estaba policromado, tanto en los interiores como en las portadas.

Pombeiro no nos ofrece, como otras iglesias románicas, capiteles figurativos con escenas bíblicas o imágenes del bestiario tan empleadas en los tiempos medievales, sino una decoración austera basada en elementos vegetales y geométricos, como resultado de la reforma de San Bernardo que prohibió la representación de todo aquello que pudiera distraer a los monjes de su verdadero cometido, la oración.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s